Arco de Villalar

Imagen de la Plaza del Pópulo con el Arco de Villalar y la Puerta de Jaén al fondo

Tanto el Arco de Villalar como la Puerta de Jaén son reconstrucciones posteriores al año 1476 en el que, por mandato de Isabel la Católica, fueron derribados lienzos de muralla, puertas y torres. El espacio donde se levantan está lleno de simbolismo, ya que era el lugar desde el que partían las tropas a luchar contra el último reino musulmán en la Península.

El Arco de Villalar fue erigido para conmemorar la batalla de Villalar, que tuvo lugar en Valladolid en el año 1521; en ella triunfaron las tropas de Carlos I contra los Comuneros de Castilla.

Los Carvajales, fieles al Emperador, decidieron levantar este Arco, que nunca fue utilizado como puerta sino que tuvo una función conmemorativa.

Juanto a él se sitúa la puerta de Jaén, que fue mandada reconstruir en 1526 por el Corregidor don Arévalo de Lugo para conmemorar la visita a la ciudad del emperador Carlos V tras su boda con Isabel de Portugal. Fue decorada con el escudo imperial y el del corregidor.

 

Ubicación: Plaza del Pópulo