Torre de los Aliatares

La torre de los Aliatares fue una de las más importantes de todo el recinto  amurallado musulmán del siglo XII, y constituye una de las pocas piezas que se han mantenido tras el derribo de la muralla, por mandato de Isabel la Católica, en 1476. Se cree que su nombre procede del de la tribu musulmana que la poseyó antes de la conquista cristiana.

Tiene una altura de 25 metros. Su reloj (el principal de la ciudad) data del siglo XIX; y las almenas, construidas a imitación de las del arco de Villalar, del siglo XX. Está situada al comienzo de la comercial calle de San Pablo, arteria fundamental de la ciudad, en la que se conservan numerosos palacetes.

Ubicación: Plaza de España (entre los jardines de la Plaza de la Constitución y la Calle San Pablo)

Horario: visita exterior